Blog

Un café en Jericó

  |   Jericó   |   1 Comment

 

 

El infinito vuelo de los días sucede en Jericó, pueblo del Suroeste antioqueño que además de su desarrollo cultural, arquitectónico y económico, se destaca por el cultivo de café. Aquí te contamos qué lo hace particular.

 

En 1875 el padre Ramón Cadavid llegó a Jericó. Fue un hombre visionario, considerado el padre del progreso de este lugar. Él fue quien llevó las primeras semillas de café y comenzó a sembrarlas con la gente.

 

Luego, en 1890, el padre instaló la primera trilladora de café, un hecho importante para su producción porque hasta ese momento no había manera de transformarlo, comenta Nelson Restrepo, vicepresidente del Centro de Historia de Jericó.

 

Así se empezó a cultivar cada vez más café, sobre todo en las veredas de la zona oriental del municipio como La Estrella, Quebradona, Palo Cabildo y Vallecitos, donde actualmente se puede realizar turismo experiencial cafetero. Aunque otros municipios del Suroeste antioqueño también se destacan por un café de calidad, Jericó ha llegado a tener la producción más alta del departamento en los últimos años.

 

“Desde hace diez años estamos impulsando el consumo del café local y ahora se tienen aproximadamente 30 marcas propias. Cada finca, por pequeña que sea, crea su propio producto con nombres muy tradicionales que representan nuestra cultura: los sitios de interés del pueblo, los árboles que más se ven en los campos o tienen el nombre de los dueños de las fincas”, cuenta Restrepo.

 

La mayoría de comerciantes del pueblo ya ofrecen estos productos a sus clientes. Cada vez más jericoanos reemplazan el café que viene en frasco y que se compra en los supermercados por aquel que se hace localmente y que conserva un sabor especial.

 

¿Qué lo hace especial?

 

El café de Jericó ha sido escogido como el mejor café de Antioquia en diferentes concurso nacionales. Varias fincas han obtenido este reconocimiento por producir un producto de muy buena consistencia y aroma. Además de la historia y su pasado cargado de cultura cafetera, la tierra tiene características especiales que permiten producirlo con la mejor calidad.

 

Estos diferentes reconocimientos se han dado porque los catadores sienten sabores únicos en el café. Una de las marcas locales ofrece un café con sabor cítrico porque los palos de limones y mandarinas que le dan sombra a los cultivos incide en el sabor. Son coincidencias de la naturaleza que enriquecen el producto y lo diferencian del resto. En Jericó se produce café ácido, amargo, fuerte, suave, sencillo o frutal.

 

Este tipo de marcas ya se comercializan en el extranjero y atraen cada vez más la atención de turistas y expertos que llegan a Colombia buscando el mejor café del mundo.

 

 

1Comentario
  • Gracye | Nov 18, 2016 at 5:31 am

    You really saved my skin with this inimtoarfon. Thanks!

Publíca un comentario